Extrañas criaturas

Un día, descubrió al gato asomado a la ventana...
Apoyaba sus patas delanteras sobre el cristal y miraba anonadado el trasiego de humanos y coches atravesando la calle...
¿Qué le sorprendía tanto? ¿El tamaño de aquellas personas, tan diminutas al lado de los gigantes con quien compartía la casa? ¿Acaso reconocía a aquellas hormigas también como humanos? ¿O le resultaban especies distintas, cosas diferentes y raras?
El gato miraba perplejo la calle y yo miraba perplejo al gato...
En ese momento, se giró y me vio, espiándole, y me sentí en cierta manera violentado...
Me observó como asombrado, como yo lo había estado haciendo segundos antes...
Luego, bajo del taburete y se marchó al salón, indiferente...
* * * * * *
Un día, descubrió a su amo espiándole desde la puerta...
Apoyaba sus manos sobre las rodillas y le miraba estupefacto...
¿Qué le sorprendía tanto?
Violentado, marchó a su cajón de arena a preservar su intimidad...

No hay comentarios