Mañanas de Barcelona

A las 11:44 del día 1 de mayo, tras encontrar una nota de T en que me pedía que escribiera sobre ella, texto oculto bajo los libros, rinconcito de hoja arrancado, retazo de sus pensamientos, jirón de su presencia, estambres de una sombra que todavía acaricia, que aún se respira, tecleo:

En el centro del texto
está la letra.

Estoy bien. Escribo
mucho.
T
quiero mucho.

3 comentarios

aningunsitioperoquesealejos dijo...

Cualquier parecido con un poema de Roberto Bolaño es puro plagio.

XDDDDDDDDD

hatsue-san dijo...

ah, ni un comentario. Qué dolor para mi dulce ego.

Me gusta mucho. Pondré notas y notas hasta que te hartes de ellas y escribas para quejarte.
Lo importante es escribir, al fin y al cabo, no?

Madame Blavatsky dijo...

ahora encuentro el origen de la "queja" de las notas, jeje.

T, T has pasado de castaño oscuro, por lo que se ve.