בֶּן כַּלבָּה


¿Y si te dieras cuenta de que la gente que ha puesto el grito en el cielo a causa de un genocidio horrible para defender a los supervivientes, en realidad estuviera desvirtuando la Historia para extorsionar a otros países, enriquecerse y no dar absolutamente nada a las víctimas?

Tan triste y terrible como suena.

4 comentarios

Madame Blavatsky dijo...

Yo me he dado cuenta.

C. Mordoh dijo...

¿Y se puede saber cómo os habéis dado cuenta?¿Leyendo un libro?¿Creéis cualquier cosa que leéis?

Yo sólo creo en los hechos. Y los hechos son que mi abuela entró en Auschwitz con 17 años, con sus padres y hermano, y salió a los 20 sola. Fue testigo de asesinatos diarios. La familia de mi abuelo también entró casi al completo y ninguno salió de allí.

Ricardo dijo...

Mordoh, este post no niega el Holocausto, ni el libro niega el Holocausto, ni los asesinatos, ni las matanzas injustificadas. Pone el dedo en la cantidad de supervivientes del Holocausto que no han recibido parte de los miles de millones que las Organizaciones Judías se han quedado diciendo que los repartirán y no han hecho todavía.

¿Tu abuela recibió indemnización alguna? El autor del libro es judío y a sus padres les sucedió exactamente lo mismo que tu abuela. Su padre murió sin ver el dinero y su madre recibió un cheque por 3500 euros, cuando como mínimo, por lo recolectado por las Organizaciones Judías, debía haber recibido 6000. Y eso es terrible. ¡Eso es robar a las víctimas!

Y no es que me crea todo lo que ponen los libros. Pero si ese libros tiene constatado con noticias cada hecho que afirma, y si me cuadra lo que se me explica, y se me argumenta lo que se me explica, lo tengo en cuenta.

Siento mucho lo de tu familia y que te hayas sentido ofendido, pero espero que entiendas que este post no tiene nada que ver con el negacionismo, sino con poner sobre la mesa un tema de extorsión a las víctimas del Holocausto.

C. Mordoh dijo...

Vaya, en ese caso retiro mi "ataque" y pido disculpas. Reconozco que debería haberme informado acerca del libro antes de publicar el comentario, pero últimamente parece que el negacionismo está de moda y es fácil confundirse si no se presta la suficiente atención, como me ha ocurrido a mí.

Ignoro lo de la indemnización en el caso de mi abuela, la verdad es que nunca se me ha ocurrido preguntarle y lo he dado por sentado. En cualquier caso intentaré informarme acerca del tema y adquirir el libro, pues como bien has dicho es algo horroroso.

De todos modos, insisto en mis más sinceras disculpas por la posible ofensa y agradezco la comprensión por tu parte, ya que no debe resultar agradable ser acusado de algo tan terrible como negar el holocausto.

Un saludo