Eso no ayuda

Una pareja de mujeres se acerca al mostrador. El librero saluda.

–Sí, hola. Estaba buscando un libro del que no recuerdo ni el autor ni la editorial ni la portada y sólo estoy segura del principio del título.

«Bueno, menos da una piedra», piensa el librero.

–Y, dígame, ¿cómo empieza el título?
–Cien.
–Perdón.
–Empieza por "cien" o "los o las cien". "Las cien nosequé de algo". O "los cien". "Cien nosequé de algo" es seguro.
–Buf. Es difícil. Hay muchísimos libros que tienen un título similar. ¿De qué trata?
–No sé. Es un libro de niños.
–Es que hay muchos libros infantiles que empiezan con "Mis cien primeras palabras", "Mis cien primeras pruebas proctológicas", etc.
–Pero no es un libro infantil. Es de niños para adultos.
–Ya. Mirando por el ordenador está complicado porque me aparecen todos los libros que contienen "cien" en letra, a los que hay que sumar en los que aparece en número,... Mejor será ir a la sección de pedagogía a ver si es novedad y está colocado en mesa o si, por casualidad, está en estantería.

El librero va. Busca. Pide ayuda al compañero que habitualmente se encarga de ordenar la sección. Obviamente, no le suena. Se suma otro compañero porque no hay apenas apenas gente esa mañana. A nadie le suena y la búsqueda ha sido infructuosa.

–Bueno –dice la señora–, que también podría ser ciento y algo u otro número.

Eso - no - ayuda - en - absoluto - señora.

2 comentarios

rucoma dijo...

¿No teneis en la librería un almacén donde depositar a esta gente y meterla en bidones llenos de cemento?

aningunsitioperoconpiesdeplomo dijo...

La había, pero con lo de Wikileaks hemos preferido eliminarlo antes de que saliese a la luz.