El 29

Una señora de mediana edad se acerca al mostrador acompañada con su hija adolescente.

–Hola.
–Hola, dígame.
–Busco este libro –y le enseña al librero un papelito con garabatos, casi en código cifrado.
–A ver... un libro de Nora Roberts –autora romántica donde las haya que ha escrito la tira de novelas–. ¿Y cuál sería?
–El que pone ahí.
–Lo siento, no veo el título.
–Ese de ahí, lo que pone ahí, el número.
–¿El número? -dice el librero. Revisa el papel. Hay un "29"–. ¿El veintinueve...? –«¡El veintinueve!»–¿No... no saben el título?
–No, no lo sabemos. Pero es una continuidad. Tenemos los dos primeros y éste es la continuidad.
–Tampoco la portada supongo, ni el nombre de la saga, ni si es el último, ni el título de las dos primeras partes que ya han leído...
–El veintinueve.
–... –respirar hondo– Vamos a ver, porque los libros de esta autora no han sido publicados únicamente en una editorial ni en una colección, así que puede haber problema para encontrarlo por el número.

Después de buscar en Google y probar suerte en la estantería de literatura romántica en gran formato y en bolsillo, fila frontal y fila posterior, el librero encuentra uno de ellos con un "29" diminuto impreso en el lomo. Es el Lirio rojo. Conoce la novela de haberla colocado en mesa hace tiempo. Al verla, le preguntan si tiene el número para luego confirmar que es la que buscaban. Se la llevan encantadas.

Y hubiera sido tan sencillo decir que era la continuidad de la Dalia azul y la Rosa negra, o que salían flores en las portadas, o que tenían un diseño en blanco, o que eran de bolsillo... tan simple... Pero no.

No hay comentarios