Muertos de risa


La película, ya me dijeron, lleva a engaño, por el título y los actores (Segura y Wyoming). No es una comedia. Es un esperpento con mucho humor negro, como todos los trabajo de Álex de la Iglesia. A mí se me hizo aburrida. Aunque la idea no está mal y hay detalles que me parecieron muy buenos, el estilo de narrar de este director no me engancha. Me ha dejado igual que me quedé en su día con 800 balas o La chispa de la vida. Creo que la única película que me ha gustado hasta la fecha de Álex de la Iglesia es La comunidad, y con mis reparos.

No hay comentarios