Los Tenembaums. Una familia de genios


No sé cómo definirla exactamente. No ha llegado a disgustarme. Creo que lo que ha conseguido Wes Anderson, más bien, es cansarme.

Es una comedia en el sentido de que las cosas acaban bien, no porque te haga reír a carcajadas. Lo mejor son los personajes y los actores que los interpretan, originales y divertidos. Sin embargo, el argumento y los diálogos me dejan frío, me importan un bledo. Es una secuencia encadenada de "chupiguayadas", de acontecimientos con cierto toque "cool", cuya suma excesiva acaba por saturarme.

Es este estilo indie que me recuerda a Juno o a una peli titulada Gigantic (de Matt Aselton) que recientemente empecé a ver pero abandoné al poco de empezar. El espectador tienes sus límites, al igual que las obras. Cada fotograma no puede ser "lo más" porque al final nada destaca ni tiene interés.

No hay comentarios