Pikmin 3


Se podría pensar en los pikmin como una especie de lemmings. Tú, un astronauta del espacio exterior, los "recolectas" y utilizas para alcanzar diferentes metas. Según el color, tendrán unas habilidad u otras: azules para el agua, rojos para el fuego, amarillos para la electricidad,...

El juego es visualmente muy atractivo y, como se adivina por la portada, para todas las edades. Pese a la comparación con los Lemmings, el juego es muy original y sorprende, no se hace aburrido. Nos aficionamos a él con NintendoLand, que contiene un minijuego suyo muy, muy divertido.

Sin embargo, el ritmo de juego se nos hizo algo coñazo. Va por días, y cada día está limitado a 15-20 minutos. Parece mucho pero, a poco que te des cuenta, ya está anocheciendo y debes volver a la nave. Debes vigilar que ningún Pikmin quede fuera o, de lo contrario, los depredadores se los zamparán.

Lo peor de todo es el control. Pikmin 3 aprovecha el nuevo pad en forma de Game Gear de la Wii U para añadir información extra muy útil. El problema es que no puedes apuntar bien con él y para eso necesitas el Wiimote con el Nunchuk. Si no eres muy ducho, te desesperarás intentando prestar atención al pad y al mando.

Es una pena que, una vez acabado el juego, no puedas seguir explorando el planeta a no ser que repitas algún día, borrando el progreso posterior; es decir, si repites el día 37 y guardas, se borrarán el 38 y siguientes. También tiene minijuegos y un modo de misiones para dos jugadores.

Sinceramente, el minijuego de NintendoLand es infinitamente más divertido. El control es bueno, tanto con el pad como con el Wiimote. Uno es el astronauta y el segundo (y el tercero y el cuarto y el quinto) son pikmins cabezones. Te lo pasas teta.

No hay comentarios