El corredor del laberinto


Esta película de ciencia-ficción basada en una trilogía de novelas juveniles nos sitúa en el claro de un bosque rodeado de murallas que forman un laberinto. En el centro, una plataforma que asciende desde las entrañas del suelo cada mes, sube a chicos inconscientes. Nadie recuerda nada anterior a su llegada.

Intentando avergiuar algo acerca del extraño lugar, los más resistentes y veloces, bautizados como "corredores del laberinto", se dedican a recorrer los interminables pasillos que hay detrás de los muros con el propósito de dibujar un mapa que les permita huir del lugar. Sin embargo, el peligro constante de los laceradores, unas bestias nocturnas asesinas, y las estructura cambiante del laberinto, convierten la misión en una tarea sisífica.

La historia empieza en el momento en que la plataforma está subiendo a Thomas, un joven que todavía parece recordar algo. Aquí empezará su lucha contra el estatismo del grupo de jóvenes por intentar acelerar las cosas y conseguir, por fin, encontrar la clave que posibilite la fuga del diabólico dédalo.

En general, me gustó y me entretuvo. No me pareció insoportable o estúpida. El protagonista es guapete, evidentemente, pero no va haciendo posturitas ni es el "mongo molongui" habitual de los taquillazos para adolescentes. Hay acción y los efectos especiales están realmente bien. El problema es el final, bastante subnormal pero lo suficientemente abierto como para poder darle un giro en las próximas dos películas que elimine las absurdeces que se vierten.

2 comentarios

Jorge C. dijo...

Sí,a mi también me ha gustado,estoy deseando ver la segunda parte.

aningunsitioperoquesealejos dijo...

A mí, como digo, el final me dejó mal sabor de boca y espero que en la segunda lo arregle. Un saludo