Mox Nox de Joan Cornellà


Mox Nox salió en 2013, y ya va por la tercera edición con nueva imagen de cubierta, sustituyendo el jeto impenetrable del pollito gigante por un sonriente rostro emplastado en ella. Se compone de 48 historietas mudas de una página que, alguna de ellas, con cierto éxito, han circulado por la red.

A diferencia de su otro estilo de línea negra, donde las similitudes con las caricaturas grotescas de Daniel Clowes o el entintado de Charles Burns son más evidentes, aquí pinta la incomodidad de sus chistes con tonos pasteles y comisuras felices de anuncios estadounidenses de los años cincuenta.

Fracasa mejor de Joan Cornellà

Sus psicópatas de Profidén juegan con el humor absurdo, la mala leche más cáustica y la tontería hiperbólica gore sin más, con mayor o menor éxito. Por ejemplo, aquí uno que me parece cruel y divertidísimo:

Chiste de Mox Nox

Y aquí este otro, mucho menos inspirado:


Con cada página, nos encontraremos con una nueva burrada, más o menos lúcida. La verdad es que en esta recopilación, haciendo balance, las gracias ingeniosas no conforman la mayoría. Cuesta 15 euros pero se puede adquirir en digital por siete.

Más información:

2 comentarios

vanesa ariza dijo...

Éste dibujante cuesta de entender, pero es lo que tiene, al ser absurdo no hace falta entenderlo.

aningunsitioperoquesealejos dijo...

Creo que el humor absurdo no es absurdo porque no se entienda sino porque rompe con la lógica. Si no se entendiera, no nos haría reír. Un saludo, gracias por comentar!