La gran estafa americana es una ídem


Uno puede quejarse cuando le han avisado con antelación. Pensé que me entretendría como El lobo de Wall Street pero no. Se me hizo más larga de lo que es, y eso que dura 138 innecesarios minutos, un metraje tan aburrido como argumentalmente previsible. Es una historia contada mil veces, un manido qué sin un cómo que la justifique. En fin, ya avisaban en el título. No cabía esperar otra cosa.

1 comentario

Marc Roca dijo...

Ah, doncs a mi em va agradar i entretenir bastant, té la seva trama, petsonatges q evolucionen i va d'un tema drsgraciadament abastant actual :-(