Masajes

Bajando en Glòries para coger un metro, un chino me endosó esta tarjetita. La cogí pensando que era propaganda de algún restaurante. Y no, no lo era. Me quedó una sensación extraña. Nunca me habían dado directamente publicidad para ir a hacerme un masaje ni había visto a nadie repartirla de manera tan descarada. Supongo que con los tiempos que corren debe de haber mucha gente con la espalda contracturada.

No hay comentarios