El origen del pretérito perfecto perifrástico en catalán

Dibujo de una boca sacando una lengua con las franjas y colores de la bandera catalana

Más de una vez, sucede que uno se topa con una duda que le produce comezón en la cabeza, y no tiene más remedio que rascarse utilizando la cajetilla de búsqueda en Google. Más de una vez había buscado el origen del pretérito perfecto perifrástico catalán y había abandonado el teclado con las manos vacías. Pero, por fin, encontré un filón.

Probablemente, esta información sea más que conocida por los lingüistas especializados en el tema, o por los mismos estudiantes de filología catalana. Al no encontrarlo en más de dos webs, y ambas citando el mismo texto con una fuente que sólo devuelve un fatídico 404, he creído conveniente reproducirlo aquí también.

Ejemplos del pretérito perfecto perifrástico son jo vaig cantar (yo canté), tu vas fer (tú hiciste), ell/a va beure (él/ella bebió). Analizando su nombre, podemos afirmar que este tiempo, sólo existente en catalán y en la variedad gascona del occitano, es "pretérito" porque habla de una acción del pasado, "perfecto" porque trata de una acción que ha concluido y "perifrástico" porque está formado por más de una palabra con el sentido de una (perífrasis).

En otras lenguas, la perífrasis del verbo ir + infinitivo, con o sin preposición, indica futuro: en francés tenemos je vais chanter, en inglés, I am going to sing, y en español, yo voy a cantar. ¿Por qué en catalán esta construcción va en dirección contraria a la flecha del tiempo? ¿Por qué un verbo como ir, que intuitivamente nos da la sensación de movimiento hacia algo, de destino, de futurible, ha acabado apuntando a nuestras espaldas?

Según el texto que he encontrado y que cito al final de la entrada, la construcción tiene su origen en las narraciones de la época medieval, en las que las historias solían contarse en el llamado presente histórico. El presente histórico es el uso del presente para hablar de hechos del pasado. Un ejemplo de presente histórico sería "En 1928, Fleming descubre la penicilina" (en lugar de descubrió).

En estas narraciones medievales en presente histórico, se aludía a las acciones inminentes con la construcción ir + infinitivo (sin preposición). Así, una construcción como "el rey va aparecer" tenía el sentido "el rey está a punto de aparecer".

El cambio de sentido temporal, de presente inminente a pasado, fue propiciado por el hecho de que las formas medievales de primera y segunda del plural de anar (anam y anats) sirvieran tanto para indicar presente como pasado. Si sumamos el hecho de que en los textos se mezclaba dicha construcción con formas del pasado, la confusión vino servida.

Aquí copio el texto original de Antoni I. Alomar, citado en este foro de ProjetBabel, i en este de Racó Català. El primero menciona al autor mientras el segundo no, pero ambos enlazan a una página que ya no existe:
http://dgpoling.caib.es/www/user/menuweb/publicacions/terminologia/linia_directa_12.pdf

Texto original en mallorquín:

Una de les característiques més especials del català davant les altres llengües neollatines és el passat format amb vaig, vares/vas, va, vàrem/vam, vàreu/vau, varen/van més infinitiu (per exemple, «vaig tornar»), que té els mateixos valor i ús que el passat simple («torní», no usat en la primera persona a Mallorca).

Només la varietat gascona de l’occità té aquesta construcció amb el mateix valor. Una de semblant, però amb valor de futur, és la que trobam en romanès («voi asculta», ‘escoltaré’).

L’origen d’aquesta construcció es troba en les narracions de l’època medieval. S’hi solia explicar una història contant-la com si succeís en aquell mateix moment, en present històric, i anunciant una acció imminent amb el verb anar més infinitiu, semblant a com avui en dia es diu «ara va a aparèixer».

La freqüència d’aquesta manera d’indicar la imminència d’un fet va fer que s’interpretàs com a passat: «ells van arribar», sense preposició, primer s’usava com a present (equivalent a l’actual «ells van a arribar», és a dir «estan a punt d’arribar», així com en passat es deia «ells anaren arribar»). En canvi, en llengua occitana aquest canvi de sentit en aquesta mateixa construcció no s’ha produït: «vau cantar» vol dir «vaig a cantar».

A aquesta transformació, hi ajudà el fet que anam i anats (forma antiga d’anau) tenguessin valor tant de present com de passat i que la forma de perfet immediat s’usàs mesclada en el mateix text amb formes de passat.

Aquesta construcció amb el verb anar en present seguida d’infinitiu, anomenada perfet perifràstic, s’ha fet tan corrent a la llengua parlada que ha fet desaparèixer l’ús del perfet simple («tu comprares», «ell comprà», etc.) per tot el català, fora del País Valencià, l’eivissenc i, en part, el mallorquí.

De fet, a Mallorca ha desaparegut la primera persona, que acaba en -í (antigament, i a Mallorca encara en alguns casos, també -é: «jo ané», «jo mogué»), de manera que, fora d’alguna glosa, ningú no diu ja «jo cantí» sinó «jo vaig cantar», en canvi, fins no fa gaire aquesta forma s’usava a Eivissa i encara s’usa a la part central del País Valencià.

Modernament hi ha hagut una combinació de vas, vam, vau i van amb les terminacions del passat simple -res, -rem, -reu, -ren («comprares», «venguérem», «dormíreu», «perderen») que ha donat vares, vàrem, vàreu i varen, que es consideren igualment correctes.

A Mallorca, això no ha passat a la primera persona i es diu «jo vaig caure», però sí fora de Mallorca, on, per analogia amb les altres persones, per exemple, també diuen «jo vàreig caure».

El verb anar es conjuga al present d’indicatiu mesclant formes dels verbs llatins VADO (vaig, vas, va, van) i ANDARE (anam, anau), en canvi, en aquest temps que comentam vam i vau (o vàrem i vàreu) han substituït anam i el medieval anats pertot, fora de l’Alguer.

Aquest canvi d’anam i anau per vam i vau és semblant al que s’ha produït a vàgim i vàgiu en lloc d’anem i aneu a l’imperfet de subjuntiu per analogia amb les altres persones, que són vagi, vagis, vagi, vagin («que no vagi venir no té importància», equivalent a «que no vengués...»).

Una cosa curiosa en castellà sobre la construcció de futur més la preposició a seguida d’infinitiu és que hi ha pres un valor de futur i col·loquialment s’usa més que el mateix futur simple: «no va a venir» vol dir «no vendrá».

Antoni I. Alomar

Intento de traducción/paráfrasis:

Una de las característica más especiales del catalán frente a otras lenguas neolatinas es el pasado formado por el presente de indicativo del verbo anar ("ir" en castellano) más infinitivo.

La conjugación del presente del verbo anar es, cuando hace de auxiliar en esta perífrasis: jo vaig, yo voy; tu vares/vas, tú vas; ell/a va, él/ella va; nosaltres vàrem/vam, nosotros vamos; vosaltres vàreu/vau, vosotros vais; ells/es varen/van, ellos van1.

Por ejemplo, vaig tornar ("volví") tiene el mismo valor y uso que el pasado simple torní ("volví" también), cuya primera persona no se usa en Mallorca.

Sólo la variedad gascona del occitano tiene esta construcción con el mismo valor. Una parecida, pero con valor de futuro, es la que encontramos en rumano (voi asculta, escucharé).

El origen de esta construcción se encuentra en las narraciones de la época medieval. Las historias se solían contar como si sucediesen en aquel mismo momento, en presente histórico, anunciando las acciones inminentes con el verbo anar + infinitivo, parecido a como hoy en día se dice ara va a aparèixer (ahora va a aparecer).

La frecuencia de esta manera de indicar la inminencia de un hecho hizo que se interpretara como pasado; en sus inicios, ells van arribar, sin preposición, se usaba como presente (equivalente al actual ells van a arribar, es decir, "están a punto de llegar"). Por el contrario, en lengua occitana el cambio de sentido en esta misma construcción no se ha producido: vau cantar quiere decir "voy a cantar".

A esta transformación ayudó el hecho de que anam i anats (forma antigua de anau, la segunda persona del plural del verbo anar) tuvieran valor tanto de presente como de pasado, y que la forma del perfecto inmediato se usase mezclada en el mismo texto con formas del pasado.

Esta construcción con el verbo anar en presente seguida del infinitivo, llamada perfecto perifrástico, se ha vuelto tan corriente en la lengua hablada que ha hecho desaparecer el uso del perfecto simple (tu comprares, ell comprà, etc.) en casi todas las variantes del catalán fuera de la Comunidad Valenciana, exceptuando el ibicenco y, parcialmente, el mallorquín.

De hecho, en Mallorca ha desaparecido la primera persona, que acaba en -í (antiguamente, y en Mallorca todavía en algunos casos, también -é: jo ané, jo mogué). Así, fuera de alguna glosa, en Mallorca ya nadie dice jo cantí sino jo vaig cantar. Sin embargo, hasta no hace mucho, la forma acabada en -í se usaba en Ibiza y aún se usa en la parte central de la Comunidad Valenciana.

De un tiempo a esta parte, ha habido una combinación de vas, vam, vau y van con las terminaciones del pasado simple -res, -rem, -reu, -ren (comprares, compraste; venguérem, vendimos; dormíreu, dormisteis; perderen, perdieron) que han dado origen a las formas vares, vàrem, vàreu y varen, que se consideran igualmente correctas.

En Mallorca, dicha combinación no se ha dado con la primera persona del singular porque se dice jo vaig caure. Pero fuera de la isla se ha extendido por analogía con el resto de formas, y también se da la variante jo vàreig caure.

El verbo anar se conjuga en presente de indicativo mezclando formas de los verbos latinos VADO (jo vaig, tu vas, ell/a va, ells/es van) y ANDARE (nosaltres anam, vosaltres anau). No obstante, la primera y segunda del plural de anar en el perifrástico son vam y vau (o vàrem y vàreu), que han sustituido anam y el medieval anats en todas las variantes exceptuando la del Alguer.

Este cambio de anam y anau por vam y vau es parecido al que se ha producido con vàgim y vàgiu en lugar de anem i aneu en el imperfecto de subjuntivo. Así, se ha estandarizado el paradigma por analogía con el resto de personas, que son jo vagi, tu vagis, ell/a vagi, ells/es vagin (que no vagi venir no té importància es equivalente a que no vengués...).

Un detalle curioso en castellano sobre la construcción de futuro de ir + a + infinitivo es que ha tomado el valor del futuro y coloquialmente se usa más el mismo futuro simple: "no va a venir" quiere decir "no vendrá".

_____
1 El presente del verbo anar es jo vaig, tu vas, ell/a va, nosaltres anem/anam, vosaltres aneu/anau, ells/es van. La conjugación apuntada es la conjugación de anar como auxiliar en la perífrasis anar + infinitivo.

No es algo extraño ya que el verbo anar es un verbo sincrético, es decir, su conjugación está formada a partir de distintos verbos. Como se explica en el texto, estos verbos son ANDARE (o lo que es lo mismo, AMBULARE) y VADERE (cruzar). Así tenemos: jo anava o tu vas. En algunas variantes también se utiliza el verbo IRE para el futuro y el condicional: nosaltres irem, ells irien.

En español sucede lo mismo, pues "ir" también es sincrético. En este caso, se construye a partir de las formas de tres verbos: IRE, VADERE y ESERE (ser), ejemplos de los cuales son, respectivamente, yo iba, tú vas y él fue.

No hay comentarios