David Brent: Life on the Road


David Brent: Life on the Road es la mejor película de Ricky Gervais que he visto hasta la fecha. Y no era difícil. Special Correspondents es una mierda, The invention of Lying, otra. También protagonizó, aunque no dirigió, Ghost Town, y ni la recuerdo, pero creo que estaba en la línea de The invention.

Aquí recupera al jefe de The Office, aquel imbécil integral que quería ser amigo de sus empleados, y consigue transportar el humor ácido de sus series a la gran pantalla, donde siempre pincha. Aquí, por suerte, se mantiene en una buena línea y debo decir que me he reído mucho.

El problema es que, no sé si por contacto con los Estados Unidos, busca redimir al personaje. ¿Por qué? ¿Qué falta hace? ¿Y por qué siempre de manera tan ñoña y cliché? Ahora resulta que todos sus personaje son así porque están solos y se sienten incomprendidos. ¡Y la respuesta es el amor!

Mascots de Christopher Gest es mucho mejor en ese sentido. Consigue darle un giro a la percepción que tenemos de sus ridículo elenco, pero no nos hace tragar un pastel en forma de corazón, ni siquiera de compasión. Sus personajes no lo necesitan porque ellos creen en lo que hacen, y les llena.

Pese a esa obsesión por buscar el lado positivo de las cosas, y de querer solucionarlo todo, David Brent vuelve a regalarnos tronchantes momentos llenos de incomodidad, y unas canciones con unas letras que valen sus rimas en oro.

Patatas Mediterranea, las patatas fritas elaboradas con Agua de Mar


Ya nos ponemos pijeras hasta con los aperitivos. ¿Unas patatuelas de marca blanca? Nop. Abrimos una bolsa de patatas fritas Mediterranea (que no Mediterránea), un tentempié que presume de ser el primero en estar elaborado con Agua de Mar (que no agua de mar).

Y es que la marca Mediterranea tiene una serie de productos cuya denominador común es el uso de agua marítima durante su elaboración. Extraída de diversos puntos de la costa mediterránea, y tratada especialmente para el consumo humano, la venden sola, en zumos y hasta en birra.

Sobre las patatas, cabe decir que están muy buenas. Son muy finas, sabrosas y crujientes. Como bien reza su publicidad, no están sosas ni saladas. Están al punto perfecto. Si hay que ponerles un pero, es que se notan muy aceitosas.

Ingredientes: Patatas, aceites vegetales (aceite de orujo de oliva y aceite de oliva en proporción variable) y 1,2% de sal (procedente de agua de mar).

Si quieres conocer más sobre el proceso del tratamiento del agua, vista este enlace:

Whiplash de Daniel Chazelle


Whiplash es la anterior película Damien Chazelle, el director de la "casi" ganadora del Oscar a la mejor película de 2017, que tras un sonado error acabó en manos de la elogiada Moonlight. Al igual que La La Land, ésta también se quedó sin la estatuilla a mejor filme en 2014, entonces frente a Birdman de Iñárritu, pero acabó llevándose el galardón a mejor actor por la interpretación de J.K. Simmons, tal como hiciera este año Emma Stone en el apartado de actriz principal.

En mi opinión, la actuación de Simmons no tiene punto de comparación con la de Stone. Entiendo que ella lo recibió por el apartado musical y de danza, pues su personaje en La La Land es el mismo que hemos visto en otras películas suyas en las que repite el papel de chica mona, irónica e inteligente. J.K. Simmons, en cambio, aunque pueda haber encarnado a otros cabrones en la gran pantalla, no ha interpretado ninguno tan temible como el profesor Fletcher.

Si tengo que ponerlo a la par de otro malnacido, a mí me recordó, y creo que no seré el único, al instructor Hartman de La chaqueta metálica. Si aquél tenía el trasfondo del ejército y la guerra para endurecer su rol, Simmons va más allá y consigue convertir la atmósfera elegante y sosegada de una escuela de música en otra academia militar aún más acongojante. Fletcher humilla a sus alumnos, anula sus personalidades y los prepara para una batalla que sólo existe en su mente.

Lo curioso es que Damien Chazelle, viendo que su guión sobre su terrible experiencia en un conservatorio no recibía el visto bueno de Hollywood, decidió en 2013 hacer un corto de dieciocho minutos con una de las escenas. La obra homónima le reportaría no sólo el premio a mejor cortometraje en Sundance de ese año, sino la atención necesaria para que los productores decidieran financiar el proyecto. Este hecho provocaría que en 2014 la película fuera nominada a Mejor Guión Adaptado en lugar de a Mejor Guión Original.

Chazelle volvió a ofrecer a J.K. Simmons el papel que ya había interpretado en el corto. En cambio, el actor que había hecho de alumno, Johnny Simmons (sin parentesco con el anterior), fue sustituido por Milles Teller, que no lo hace mal en absoluto pero que al lado del profesor-sargento queda empequeñecido. Cualquiera que desee ver el corto, lo puede ver online y compararlo con la escena de la película. Se puede constatar que Fletcher da aún más miedo en el largometraje.

Lo repetiré una vez más por si no ha quedado claro: para mí, la película tiene su razón de ser en Simmons. Evidentemente, está muy bien dirigida, bien filmada,... pero una vez vista, la historia me dio bastante igual. Milles Teller está bien pero a su personaje, o a la construcción del mismo, me da la sensación de que le falta algo. No llego a percibir una progresión natural en su forma de ser, de cómo pasa de un estado a otro.

A Simmons, en cambio, no le veo ninguna fisura. Como un dictador, su figura es terrorífica y, a la vez, poseedora de un halo de carisma enfermizo. Hacia el final, se puede ver cómo el personaje, que acaso pudiera considerarse plano como la superficie de un frontón donde rebota la ira y el desprecio, se descubre como un viejo frustrado en su sueño de conseguir lo inalcanzable. Lo mejor es que esto no lo redime, sino que es una excusa para demostrar que todavía puede ser más sádico.

_____
En el siguiente artículo puedes ver el cortometraje comparado con la escena de la película:

Al final del camino y Bee Movie: veinticuatro truños por segundo


No tiene ningún sentido. Hay giros en plan Aída o Con el culo al aire, humor grueso, personajes planos, incesto entre primos, intercambio sexual de parejas, chascarrillos racistas, homófobos, sexistas,... Un potaje con los peores tópicos, que no hace gracia, y donde ni Emilio ni Belén de Aquí no hay quien viva ayudan. Faltó que asomase Dani Rovira vestido de aizkolari cantando flamenco en catalán. Y es que parece que, menos lo bueno, todo vale en el cine comercial español.



¡Ostras, una peli de insectos a cuyo personaje le pone voz nada más y nada menos que Jerry Seinfeld! ¡Debe de ser como cuando Woody Allen le puso voz al protagonista de Antz! ¡EN ABSOLUTO! Peli absurda sin gracia al nivel del guión estúpido de Angry Birds. ¿Tan poco respeto le tienen a los niños? ¿Y por qué UNICEF no ha denunciado todavía? ¿Acaso están preparando otra nueva generación a la que le siga gustando Al final del camino?

Mexicalito, restaurante mexicano en Sabadell

entrada del restaurante mexicalito en sabadell, con dos adornos con forma de cactus en la entrada, una ventana grande a la derecha de la puerta y un cartel negro tipo pizarra a la derecha con las especialidades del establecimiento
Plaça Major 54, Sabadell

Qué sol más radiante hacía el día que fuimos a probar el nuevo restaurante mexicano abierto en el centro de Sabadell. Fuimos al mediodía sin reserva y, como era de prever en un establecimiento que acaban de abrir, tuvimos suerte de que tuvieran una mesa para dos. Desgraciadamente, nos tocó en el piso de abajo, en la penumbra.

Eran las dos y parecía que estuviéramos cenando a las siete de la tarde. Creo que, de haber ido de noche, hubiera sido muy agradable. Pero en un día tan soleado, fue un bajón. Hasta costaba leer la carta, un cartón con la silueta de una calavera mexicana en el que los ingredientes de los platos estaban bien detallados pero que carecía de indicaciones sobre cuán picante era cada uno.

interior de la planta baja del local, en penumbra pero alumbrado en el techo con bombillas de colores. Hay decoraciones mexicanas en las paredes de piedra
El interior de la planta baja es muy oscuro.

Los camareros estuvieron muy atentos y rápidos. Parecía que estuviéramos en un chino. Pero era algo también esperable. Recién estrenado, con todos los clientes queriendo visitarlo, hay más estrés porque falta rodaje. No obstante, lo cierto es que entre la penumbra y la agitación del personal no acabamos de relajarnos.

Digamos que todo lo dicho es circunstancial, que no es lo esencial aunque forme parte inseparable de la experiencia. Lo importante es la comida. Hay tacos, burritos, enchiladas, totopos. guacamole, tostas con ceviche, alitas de pollo, brasa (picantón, churrasco, solomillo, chuletón, dorada), sopa de tomate y un par de ensaladas. Ofrecen varias cervezas mexicanas, vinos y cócteles.

foto de plato de totopos pollos hermanos. Son totopos con tinga de pollo, queso, salsa cheddar, guacamole, mole y rodajas de jalapeño
Totopos Pollos Hermanos

Pedimos los totopos "Pollos Hermanos", suponemos que bautizados por la serie Breaking Bad. Llevaban tinga de pollo, queso, salsa cheddar, guacamole, mole (salsa picante) y rodajas de jalapeño (pimiento verde picante). Estaban buenos aunque el totopo era de bolsa y se rompía, a diferencia de los de El Burrito Tertuliano, que saben artesanales y son más consistentes.

Pese al punto negativo de los endebles triángulos de tortilla de maíz, cabe decir que estaban muy crujientes y no reblandecidos por la salsa. El sabor era suave pero fueron agradables de comer. Eso sí, mis favoritos siguen siendo los del Bernie's de Barcelona, aunque esos ya se enmarcan más en la gastronomía Tex-Mex, cuyos sabores suelen ser más fuertes y grasos.

Enchilada con salsa roja y queso oaxaca

El camarero ya nos indicó que todo eran platos pequeños, así que nos convenció para añadir un plato de enchiladas, en el que vienen tres, a nuestro pedido. Para nosotros no hubiera hecho falta, aunque no voy a negar que el plato que nos dejó más lleno fue el de totopos. Las enchiladas eran de carne de cerdo con queso oaxaca fundido.

A mí no me entusiasmaron. La salsa de tomate me sabía a tomate triturado de bote. Y el relleno tampoco me pareció muy gustoso. En general, encontramos los platos faltos de sabor. En la misma línea, los tacos nos resultaron insípidos. En el Machito o el Chido One, y hasta en el Tamarindo, de Barcelona el paladar está despierto. En el Mexicalito se queda roque.

Tacos de suadero con carne de ternera macerada en leche, lima y ajo, salteada en su jugo con carne criolla
Tacos de suadero

Taco de cochinita pibil con carne de cerdo deshilachada rustida previamente, macerada en zumo de naranja y achiote
Taco de cochinita pibil

Tacos de suadero: "carne de ternera macerada en leche, lima y ajo, salteada en su jugo con carne criolla". Tacos de cochinita pibil: "carne de cerdo deshilachada, rustida previamente y macerada en zumo de naranja y achiote". Se te hace la boca agua con sólo leerlo. Pero luego te lo llevas a los dientes y... saben igual.

Vienen en raciones de dos, e hicimos cata cruzada. Y no es que sean tan insípidos y sepan a pollo de súper, es que yo sólo recuerdo el sabor de la tortilla de maíz. Mi pareja que es más aficionada, decía que a la cochinita pibil no le notaba el toque a naranja por ningún lado. Y otra cosa, que no es sólo del Mexicalito sino de otros muchos: por diez euros, pongan también arroz.

Flan de maíz o elote con una bola de helado de crema de queso
Flan de elote (maíz) con helado de crema de queso
Al final, lo que más disfrutamos fueron el entrante de nachos y el postre, cuyo nombre llevaba a confusión. No se le puede llamar "flan de queso y elote" cuando el flan es de maíz; de crema de queso es la bola de helado que lo acompañan. Pero, bueno, aparte de mi pequeño cabreo lingüístico, delicioso; un postre casero muy sabroso al que nada tengo que objetar.

Para lo bien que nos pintaba el local, fue una pequeña decepción. Tal vez volvamos a ir cuando se haya relajado un poco todo para ver qué tal. Otra opción en Sabadell es el Panchito (Jardí, 36), que es de una cadena pero que no está mal y es más barato que este. La comida en el Mexicalito salió por 52,20€*.

Más información:

Otras reseñas de restaurantes mexicanos:
______
* Totopos Pollos Hermanos (11,50€) Enchiladas (ración de 3 unidades por 9,20€) Tacos de cochinita pibil (dos tacos, 9,20€) Tacos de suadero (dos tacos, 9,80€)  Flan casero de maíz (6,50€) Cerveza mexicana Sol (3,50€) Nestea (2,50€) El IVA está incluido.